Harry Potter and The Cursed Child

8/3/2016

Parece increíble que 9 años han pasado desde que el último libro de la saga de Harry Potter se publicó. Y lo parece porque ese tiempo desapareció al comenzar Harry Potter and the cursed child.

 

Debo admitir que al terminar las películas me prometí que era lo último de esta saga tan querida que vería, ¡pero es imposible! Cuando supe que habría una octava publicación me sentí un poco decepcionada, creí que Rowling arruinaría el final de la historia al alargarlo y comenzaría a querer forzar cosas para que encajaran con la saga (como sucede con las segundas partes). Sin embargo lo hizo muy bien, no voy a decir que es perfecta, pero fluye de una forma inexplicable que te encanta.

 

 

La historia es tan familiar y tan acogedora. Comienza justo donde dejamos a Harry en el epílogo y parece que los años no ha pasado por él. Sigue siendo el mismo chico que cumplió con su destino muy a su pesar. Ahora tiene tres hijos y una esposa que cuidar, un trabajo en el ministerio y la fama no deseada de sus hazañas.

 

El desarrollo de los personajes es interesante. La forma en que vas descubriendo qué le han enseñado los años y las experiencias adultas a Harry y qué ha conservado de sus años rebeldes. Hermione sigue siendo tan mandona e inteligente como siempre y cómo no, un ministro de magia no puede dejar de serlo. Mientras que Ron no parece haber madurado para nada y sigue añadiendo risas a los momentos de tensión.

Quien me ha encantado es Ginny, ahora es una madre comprensiva y amorosa, una esposa que observadora, que sabe escuchar y una mujer muy valiente y con cabeza fría cuando se necesita. Y Draco se muestra completamente diferente al joven Malfoy de Hogwarts, al parecer los años han influido para bien y quienes siempre creímos en él, podemos sentirnos satisfechos.

 

La nostalgia se siente al recordar los momentos más relevantes de la saga dentro de la obra y la tristeza al ver la relación que tienen Albus y Harry, como se va deteriorando a lo largo de la primera parte. Sientes la angustia de Harry al no saber cómo tratar a su hijo, quién es justo como él cuando era joven: incomprendido, solo y que necesita cumplir las expectativas.

 

No diré más de la historia porque es imposible sin spoilearlos, se las recomiendo muchísimo les va a encantar. Es como leer un fanfiction pero sabiendo que todo es real.

 

¡Me encantaría ver la obra! El guión es muy específico sobre lo que sucede en el escenario y se nota que la experiencia es genial. Entiendo el precio de las entradas, la escenografía cambia muy seguido y se vale de muchos trucos para ello. Esta puesta en escena es muy cara y requiere de muchas personas para llevarla a cabo. Debo admitir que me parece más un guión de película donde las imágenes pueden fluir rápidamente, pero creo que ese es el encanto del teatro, transportarte a diversos lugares sobre un mismo escenario.

 

En fin, las entradas son escasas y son dos funciones que suman un total de casi 6 horas para poder ver con tus propios ojos Harry Potter and the Cursed Child, sin contar un viaje a Londres antes de que acabe la temporada.

 

Solo nos queda esperar que hagan una gira o que (ya le prendí velitas a San Antonio para que me haga el milagro) lleven la historia a la pantalla grande. Mientras podemos conformarnos con la traducción que será publicada el 28 de septiembre y seguir soñando con el niño que vivió.

 

 

Please reload

Please reload

Please reload

May 1, 2018

1/10
Please reload

Destacados

Búscalos por tags

 

 

[removed]

Archivo

Los más recientes

Síguenos
RSS Feed
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram Social Icon

Síguenos en nuestras redes sociales

  • facebook
  • White Instagram Icon
  • White YouTube Icon
  • White SoundCloud Icon
  • White Tumblr Icon
  • Twitter Clean

Conócenos

Eres el visitante número:

El cuentero © 2016

Creado con Wix.com
 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now